Blogia
Desorden

LA MALLA DE NARANJAS

LA MALLA DE NARANJAS

Basado en hechos tronchantes.

Estaba yo el otro día de compras, en un supermercado de una conocida cadena de supermercados, cuando me ocurrió una cosa de lo más vergonzante que te puede pasar en un supermercado.

La compra que estaba haciendo era de lo más simple e inocente: yogures y naranjas. No podía ser más sencillo. Había cogido los yogures y una malla de naranjas, de las de nosecuantos kilos, había metido ambos objetos en un carrito y ya me encontraba en la cola para abonar mi compra.

Así pues, saqué los yogures, los puse en la cinta registradora, y me agaché para coger la malla de naranjas. Cual sería mi sorpresa cuando al coger la malla esta se rompió, dando vía libre a su contenido. La gravedad hizo su efecto y las decenas de naranjas se desparramaron, como si de vino cayendo de una botella sin corcho se tratara. Por suerte, el carrito hizo de cortafuegos, y se convirtió en el nuevo contenedor de las naranjas

Tras unos segundos de atonicidad, reaccioné y aparté el carrito repleto de naranjas. La sección de frutería estaba justo al lado, así que cogí, con mucho cuidado, una nueva malla de naranjas, y la deposité en la cinta registrador, como si ahí no hubiera pasado nada.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

dee -

Menudo amo de casa estás hecho, vaya compra más complicada, ¿eh? Me recuerdas a... mí, ejem.

mce79 -

Supongo que la gente de la cola se dio cuenta de la jugada, pero no dijeron nada. ¿Qué iban a decir? "Eh tu, recoge esas naranjas!"

ace76 -

¿Y nadie se dio cuenta de nada? ¿qué hiciste con las naranjas que se quedaron en el carro? Vandalo!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres