Blogia
Desorden

Anécdotas

LA MALLA DE NARANJAS

LA MALLA DE NARANJAS

Basado en hechos tronchantes.

Estaba yo el otro día de compras, en un supermercado de una conocida cadena de supermercados, cuando me ocurrió una cosa de lo más vergonzante que te puede pasar en un supermercado.

La compra que estaba haciendo era de lo más simple e inocente: yogures y naranjas. No podía ser más sencillo. Había cogido los yogures y una malla de naranjas, de las de nosecuantos kilos, había metido ambos objetos en un carrito y ya me encontraba en la cola para abonar mi compra.

Así pues, saqué los yogures, los puse en la cinta registradora, y me agaché para coger la malla de naranjas. Cual sería mi sorpresa cuando al coger la malla esta se rompió, dando vía libre a su contenido. La gravedad hizo su efecto y las decenas de naranjas se desparramaron, como si de vino cayendo de una botella sin corcho se tratara. Por suerte, el carrito hizo de cortafuegos, y se convirtió en el nuevo contenedor de las naranjas

Tras unos segundos de atonicidad, reaccioné y aparté el carrito repleto de naranjas. La sección de frutería estaba justo al lado, así que cogí, con mucho cuidado, una nueva malla de naranjas, y la deposité en la cinta registrador, como si ahí no hubiera pasado nada.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Y danzaré al son de la Birra...(by Rocio)

Y danzaré al son de la Birra...(by Rocio)

Miguel me ha pasado sus pwd para escribir la experiencia que vivimos el fin de semana pasado.

Estuvimos con unos amigos que hacía mucho que no veía y que, como grupo, son pura energía y buen rollo. Nos fuimos a Cazorla, Jaén, un sitio más que recomendable... He de decir que cada vez que nos reunimos hay una canción que conmemora el evento, esta vez la canción es: Danzaré al Son de la Birra (versión Vida de Macaco)...Que a qué viene todo esto...pues a que descubrimos el ARTE DE BIODANZAR...

¿QUÉ ES? Consiste en dejarse llevar por el baile y expresar tu efectividad ante un grupo, vamos, bailar, abrazarse y confiar en los demás...objetivos: aumentar la autoestima, quitar tabúes...hasta aquí todo bien, lo demás, una experiencia para partirte de la risa...

El sábado llega al albergue una amiga de uno de los del grupo (profesora de Biodanza). Habían preparado una clase que querían compartir con nosotros como grupo...por un amigo se hace de todo y parecía divertido...

Primer problema: señora cuenta su vida en 10 palabras "yo era otra, complejos, tabúes, ahora abrazo a mi madre cómo nunca lo hice"... la susodicha tenía unos 45 años, pero parecía simpática, demasiado abierta para mi gusto, pero bueno...entramos en el salón que nos habían preparado para biodanzar: velas y puertas taponadas con sofás ¿para evitar nuestra salida? pues no sé pero un poco secta parecía todo...He de decir que la única forma de salir era por una ventana que daba a un campo lleno de javalís, sí, esos bichitos de colmillos afilados...El caso es que una servidora sufre alergia al polvo desde pequeña y que ese antro cerrado resultó en el alergógeno más potente y tosí, tosí...y quería salir...y la señora biodancera me mandó a callar...ella estaba en trance, decía que se estaba desperezando respirando, jadeando, mientras la sujetaba uno de mis amigos, siento decir que a mi me sonaba a otra cosa (la cara del chico era un poema)...el caso es que luego me echó la bronca, me dijo que es preferible un buen pedo o erupto a un estornudo, que le molesta que la gente estornude, el caso es que al día siguiente ella se despidió con lo que definió un "peíto"... 

Con esto no quiero decir que la biodanza sea algo malo ni nada por el estilo, pero me dio que pensar, ¿cómo de necesario es para un grupo de adultos desinhibirse, mostrarse como animales en celo bailando, besarse, mostrar su yo más profundo...? ¿tan solos nos sentimos en esta sociedad que necesitamos ir a abrazar a extraños y bailar con ellos? ¿en qué clase de sociedad estamos en la que la gente adopta comportamientos animales para sobrepasar sus complejos, tabúes durante una hora y mañana soy ejecutivo en una gran empresa? ¿realmente eso sirve para superar una separación de la sociedad de esa persona o para alejarte aún más de los que no piensan como tú? 

Yo, como dijo el otro, una y no más... Necesitaba contarlo, así que ahí queda...Eso sí, mis amigos me siguen cayendo genial...Os quiero chic@s, sois los mejores, ahora la señora biodancera que se quede en su casa...

 

CIGÜEÑAS

CIGÜEÑAS

Recuerdo cuando era pequeño que salió una noticia en el Diario de Navarra que decía "Vuelven las cigüeñas a no se que iglesia". No es algo habitual ver a estas hermosas aves en los cielos navarros.

Hace como un año estuve en Alcalá de Henares y entonces le dije emocionado a Rocío: "Mira cuantas cigüeñas hay en esa torre!". Y ella, como si viera palomas.

Resulta que por el sur tienen cigüeñas para dar y tomar. En Extremadura hay una pareja en cada poste de la luz, y se las ve volando continuamente por los cielos.

Pero yo aun no me he acostumbrado y me sigue gustando verlas.

APARCANDO EN CASA (II)

APARCANDO EN CASA (II)

A las 9:40 tenía cita en San Chinarro para empadronarme en Madrid, y así poder seguir adelante con el proceso de aparcar en casa.

Me levanto pronto, a las 7:30, me preparo, cojo mis cosas, y pongo rumbo a Plaza Castilla, donde cojo el autobús 174, que me deja en San Chinarro, según la web de munimadrid, cerca de la junta de distrito. San Chinarro es un barrio extraño. Todo es grande, y está muy vacío. Las calles tienen cuatro carriles, y las manzanas están ampliamente separadas. Lo que en google maps parece una simple rotonda resulta ser del tamaño de la Plaza de Toros de Las Ventas. Camino hacia la dirección que me marcó Google Maps. Ahí no hay nada... vuelvo sobre mis pasos, y finalmente encuentro un par de ancianas a las que preguntar y que me indican el camino correcto. Ni siquiera mi fiel aliado Google me ayuda hoy...

Llego a la Junta del Distrito de San Chinarro pronto, y me atienden en seguida, con mucha amabilidad. Ya estoy empadronado. Ya tengo mis volantes. Adiós Navarra, adiós VPOs. Me invade una ligera sensación de tristeza combinada con la alegría propia de haber cumplido exitosamente el primer trámite de la mañana.

Esta vez cojo el Metro Ligero. Está al lado de la oficina. Llego en poco tiempo a Arturo Soria. Segundo trámite del día. Sorteo a los zombies de la DGT y me adentro en el edificio. Aquí estamos, una semana más tarde. Pido número. La cosa va rápida, no hay demasiada gente, y hay varias ventanillas abiertas. No tarda en llegar mi turno. Me van pidiendo papeles poco a poco. Todo va bien, no me falta nada. Enseño el volante de empadronamiento para realizar el cambio de domicilio. Enseño DNI, carnet de conducir, contrato de compra-venta... Estoy nervioso, pero parece que lo voy a conseguir. Finalmente el señor funcionario, que tiene cara de muy pocos amigos, me entrega mi nuevo permiso de conducción y me larga de ahí. Recojo todo, y me voy. No me puedo creer que todo haya terminado ya. Mi coche es mio, por fin.

Salgo de la DGT, bajo una ligera lluvia, y antes de entrar en el metro me paro en una cafetería para tomar un café resucitador, y repasar la documentación. El café está caliente, fuerte. Observo que todo esté bien. Y, naturalmente, no está bien. Si lo estuviera este post se terminaría ya, y sería muy aburrido. Y si estuviera bien el mundo de los trámites y la burocracia no sería tan odioso como lo es. Leo cuidadosamente la dirección en la que me han domiciliado el coche, y no doy crédito. G. 7º G. El muy incompetente me ha puesto 7ºG.

Lejos de derrumbarme, vuelvo a la DGT. ¿Pero qué hormiguero es este? De repente todo Madrid ha decidido venir a tráfico. Hay cinco veces más gente que hace un rato. Me informo de qué tengo que hacer, y me acerco a la ventanilla del funcionario que me atendió antes. "Ha habido algún tipo de confusión" - le digo. Le explico el error y su respuesta es "Esa es la dirección que pone en tu carnet de conducir". "Lo dudo mucho" - le respondo, pero de buenas maneras. Omito de momento el hecho de que cuando renové mi carnet de conducir ni siquiera vivía donde vivo ahora, y que la dirección la ha sacado de un volante de empadronamiento. Está atendiendo a otra persona, no es el momento. Espero a que termine, y le explico la situación con detenimiento. "Me has puesto G, cuando es E". El funcionario repasa los papeles, me muestra mi solicitud, y en el hueco reservado para la letra del piso se observa el grafo que os muestro en la imágen de más arriba. ¿Es una "E"? ¿Es una "G"?. "Mala caligrafía" -  me excuso - "Eso es una E". Mientras pronuncio estas palabras pienso "Anda que has cotejado bien los datos con el volante de empadronamiento...", pero no se lo digo. Decírselo no me va a aportar nada más que problemas. Finalmente obtengo, por segunda vez, mi nuevo Permiso de Circulación. Esta vez sí compruebo que todo esté bien. Recojo mis cosas y me voy al curro.

Fuera de la DGT está cayendo una lluvia torrencial. Yo no tengo ni paraguas ni capucha, así que me toca mojarme. Llego hasta un semáforo y se me acerca una de las zombies. "¿Quieres renovar el carnet?" - me dice. "Mira, renovar el carnet no, pero si compartes tu paraguas conmigo mientras el semáforo se pone verde te estaré muy agradecido". La zombie me resguarda durante el minuto y pico que dura el semáforo en rojo. El día que tenga que renovar mi carnet iré a buscarla. A pesar de todo no evito mojarme en el trayecto hasta el metro, pero al menos ya he completado la segunda fase del proceso.

Aparcar en casa está cada vez más cerca...

APARCANDO EN CASA (I)

APARCANDO EN CASA (I)

En la zona donde vivo hay zona verde. Necesito obtener la tarjeta de residente para poder aparcar en mi casa, y para ello es requisito indispensable que mi coche esté a mi nombre, cosa que no es así. Así que el primer paso es cambiar la titularidad del coche, para que deje de ser de ace76 y me pertenezca a mi.

Al salir de casa ya sabía que hoy iba a ser un día duro. De hecho, llevaba varios días dándoles vueltas al asunto en la cabeza. He sacado 50€ para pagar las tasas y en el metro he sacado un billete, de cuyos diez viajes al final del día de hoy sólo me quedarán tres.

La DGT de Arturo Soria es un edificio terrorífico. Es enorme, viejo, desangelado, y está rodeado de zombies, que reptan hacia ti repitiendo sus directrices "¿Vaaas a renovaaar?" o "¿Quieeereees recurriiir algunaaa muuultaa?" (imaginad las frases con voz de zombie, es más divertido). Unas flechas me indican el camino a seguir y las escaleras a subir. "Si tiene toda la documentación pase directamente a caja" reza un cartel. "¡La tengo, que coño!" me digo a mi mismo para infundirme confianza. Pago los 50€, y recojo un papelito con mi turno. Relleno una segunda copia del impreso que, por suerte y precavido que es uno, había pedido previamente al otro interesado que la firmara.

Ventanilla 9, es mi turno. Son las 9:30 a.m. Al final parece que esto va a ir rapido. Una sonrisa de esperanza se esboza en mi rostro. "Fotocopia de DNI del vendedor, Permiso de circulación, Tarjeta de Inspección Técnica, Impuesto de circulación...". Uno a uno voy aportando todos los documentos que el funcionario de tráfico me pide. "Tan sólo falta el justificante del pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales". Primera dificultad. "¿Lo cualo?" le respondo. Sin dar más explicaciones el funcionario me da un papel con una dirección y me dice: "Solicita el modelo 620, ve con tu contrato de compraventa y luego vuelve. Si llegas antes de las 15:00 yo aun estaré aquí y te guardo el turno".

Para poder llevar mi contrato de compraventa a Paseo General Martínez Campos 30 primero necesito tener un contrato de compraventa. Llamo a ace76, y tras unas breves indicaciones procede a crear un contrato de compraventa. Cuarenta minutos después ya estoy en el puesto de trabajo de ace76. El contrato está imprimido, se rellena y se firma por duplicado. El bueno de ace76 incluso se ha molestado en ver que más tengo que llevar a PGMC30: fotocopias y más fotocopias. "Bueno, gracias, voy para allá". "¿No te tomas un café con nosotros?". Tengo tiempo, me vendrá bien un descanso. "De acuerdo, pero solo café, que estoy a dieta".

Ya no miro el reloj. Entro a PGMC30 y pregunto qué tengo que hacer y si puedo pagar con tarjeta. Naturalmente, no se puede. Salgo en busca de un 4B, no es complicado, y saco aproximadamente el dinero que me van a pedir: 350€. Vuelvo al PGMC30, y tras comprar los impresos del modelo 620 (Sí, COMPRAR, como se suele decir? encima de puta pongo la cama, o algo así), rellenarlos, hacer unas fotocopias más por si acaso, me dan el visto bueno al impreso, me mandan a pagarlo (finalmente son 365€, mi coche está valorado actualmente en poco más de 9000€), y una vez pagado, me mandan a la primera planta a entregarlo.

Al entregarlo la funcionaria maleducada del día mira mi DNI y lanza la pregunta fatídica que tanto temía: "¿Donde estás empadronado?". Segunda dificultad. "¿Como vamos a admitir que pagues este impuesto en la Comunidad de Madrid si estás empadronado en Pamplona? Además, me sorprende que en tráfico te dejen hacer el cambio de titular del coche sin estar empadronado. Tú verás lo qué haces, pero como el cambio de titularidad llegue a Navarra te van a hacer pagar este mismo impuesto otra vez, más multa y más intereses. Yo te lo tramito, pero tú verás. Tienes hasta hoy a las 18:00 para que te lo reintegren."

Me voy de PGMC30 bastante consternado, con 365€ menos, y con un certificado de haberlos pagado. Me voy a tráfico dándole vueltas a mis opciones. Tiene sentido pensar que si en tráfico me domicilian el coche ahí donde esté empadronado, es decir, Pamplona, la Agencia Tributaria de Navarra me pida que les pague este mismo impuesto, y perderé un montón de pasta. Si los de tráfico me domicilian el coche en General Peron no tendré problema alguno. Por otra parte, si devuelvo este impuesto, que seguro que no es sencillo, tendré que irme hasta Pamplona a pagarlo. Vamos a ver si los del tráfico me empadronan el coche donde yo quiera. De todos modos, incluso si así fuera, tendré que empadronarme, puesto que para poder hacerme la tarjeta de residente mi coche y yo tenemos que estar empadronados en el mismo sitio, pero al menos podré completar este trámite.

En mi camino a la DGT llego a una conclusión. España no existe. España son una serie de naciones independientes que comparten algunas cosas en común. Pero cuando estás en una de esas naciones independientes que no sea la tuya te conviertes en un extranjero. Un navarro no puede hacer sus trámites en Madrid, lo mismo que un madrileño no puede hacer sus trámites en Navarra, o un burgalés no puede hacerlos en Almería. Son países diferentes. Más allá de culturas o raíces históricas, son los trámites administrativos, el estado de autonomías y la descentralización de poderes las que han hecho que España desaparezca. Hasta que no me empadrone en Madrid seré un extranjero para Madrid.

Me pongo en lo peor. ¿Qué haré si, efectivamente, el coche me lo empadronan donde yo esté empadronado? El plan es el siguiente: suspendo temporalmente el cambio de titularidad, me empadrono en Madrid y ya con todos los documentos en mi poder, sigo adelante con el cambio de titularidad del vehículo. Llego a la DGT y me confirman mis temores. "Pero si en PGMC30 te han dejado pagar el impuesto entonces no te preocupes..." No, no, no me fio. Confirmo que puedo llevar a cabo mi plan de emergencia y que entonces no tendré ningún problema, y que no perderé las tasas ("tienen un año de validez"), y abandono la DGT con el móvil en la mano marcando 010. La ayuda al ciudadano comunica insistentemente.

Pienso que si voy a casa, cojo mi contrato, voy rapidamente a una oficina de distrito y me empadrono, puede que aun llegue a tiempo a la DGT para hacer mi trámite, aunque sea perdiendo mi turno. Tengo hasta las 16:30. Son las 13:00. ¡Vamos!

En casa el 010 deja de comunicar, pero todos los agentes están ocupados. Me meto en internet mientras busco mi contrato, y finalmente encuentro como darse de alta en el padrón. Dos frases me hunden. "Se ha de solicitar cita previa" y "El titular de la vivienda ha de autorizar el empadronamiento". Tercera dificultad, y esta definitiva. No podré terminar hoy con el cambio de la titularidad del coche. El empadronamiento tendrá que esperar al menos unos días. Y el titular de la vivienda vive en Dubai. "No te preocupes por eso", me responde la hermana del titular cuando hablo con ella, "yo tengo copias de su DNI, y ni te imaginas la de veces que he falsificado su firma".

Continuará.

¡¡BUUUUURRRRRPPPP!!

¡¡BUUUUURRRRRPPPP!!

Me desagrada la gente maleducada.

Ayer estaba hablando con un individuo que trabaja aquí. Le estaba explicando como funcionaba la herramienta, con mucha paciencia, a pesar de sus continuas interrupciones, su agresividad, su falta de ganas de colaborar y, porque no decirlo, sus gilipolleces.

Pero lo que me dejó definitivamente de piedra fue cuando interrumpió una frase para soltar un eructo y, a continuación, seguir adelante con la frase.

 

¡LE HA SALIDO UNA LUNA A LA LUNA!

¡LE HA SALIDO UNA LUNA A LA LUNA!

Antes de nada: Dani, tranquilo, no voy a hablar de la Luna, ya sabes a que Luna me refiero... ;-)

Mi hermano es un freak y cada día lo demuestra con mayor orgullo.

Ayer por la tarde estaba paseando por Paseo de Castellana cuando recibo una llamada en mi móvil. La conversación, basicamente, fue así:

- Ace76: "¿Estás en la calle?"

- Mce79: "Sí, ¿por?"

- A: "¿Puedes ver la Luna?"

- M: "¿Ein? No, hay nubes"

- A: "¿De verdad no puedes verla?"

- M: "No, no la veo. ¿Por donde está?"

- A: "En el cielo"

- M: "Ya, pero hacía qué punto cardinal tengo que mirar???"

- A: "Este... no sabría decirte..." (El sentido de orientación de ace76 demostró ser nulo)

- M: "¿Donde estás?"

- A: "Estoy en la Gran Via, mirando a Callao, con la Cibeles a mi izquierda y Plaza España a la derecha".

- M: (Girando 180º sobre mi mismo) "Lo único que veo son edificios... ¿Se puede saber qué le pasa a la Luna?"

- A: "¡Que a la Luna le ha salido otra Luna!"

- M: "¿Comorl?"

- A: "Estoy viendo otra Luna en la Luna y quería confirmar que no estaba loco!!! (hang up) ¿Miguel? (tut, tut, tut...) ¡¡No estoy loco!! (tut, tut, tut...)"

Al poco crucé Castellana y volví a mirar y, efectivamente, a la Luna le había salido otra Luna. Un planeta estaba alineado muy cerca de ella, dando la sensación de que la Luna tenía un satélite orbitando a su alrededor.

Le escribí un sms a mi hermano: "no estás loco, pero eres un freak ;-)"

CORRIENDO POR LA T4

CORRIENDO POR LA T4

El viaje a Oporto del que os hablaba hace unos días estuvo a punto de irse al garete. Ya os he hablado anteriormente de lo poco que me gusta ir a los aeropuertos a coger aviones. Aquel viernes la leyendo estuvo a punto de hacerse aun más grande.

Tenía todo planificado. El vuelo salía a las 9:00, a las 7:30 ya tenía mi tarjeta de embarque y las maletas facturadas. Puerta de embarque HJK.

A las 8:20 apareció la puerta de embarque: "Oporto 9:00 K89". Nos dirigimos a la puerta de embarque y nos encontramos con que a esa hora está embarcando otro vuelo dirección Oporto. Dimos por hecho que después de ese avión saldría otro avión en dirección Oporto. Al cabo de un rato de chachara, y viendo que no había ningún movimiento me acerco a las pantallas de información.

"Oporto 9:00 H2 Last Call"

No se si conoceis la T4. El caso es que la puerta de embarque K89 está en una esquina y la H2 está en la esquina opuesta. Salimos corriendo como locos en busca de la puerta de embarque H2. Por el camino me encuentro un cartel "H -> 9 min." Los carteles van bajando mientras corro como un loco. 7 min, 5 min... Finalmente llego a la puerta H2, donde sólo había dos hombres de Iberia en el mostrador. Me derrumbé sobre el mismo y les rogué que nos dejarán pasar. De lo agotado que estaba casi no podía ni hablar. Ellos llamaron por el walkitalkie, pero nadie les respondía. El vuelo estaba cerrado. Poco a poco fueron llegando detrás mia más personas, hasta que nos juntamos unas nueve personas. Finalmente desde el otro lado del talkie respondieron, y nos dejaron pasar, haciendo posible que el anterior artículo existiera.

COL PODRID... DIGO... FERMENTADA

COL PODRID... DIGO... FERMENTADA

El otro sábado asistí a una cena típica polaca. Polaca de Polonía, que no de Cataluña. Esta cena consistió básicamente en "sopa para la resaca" (cuyo único ingrediente conocido es el ácido de pan ???), empanadillas, tostas de pepino y vodka, mucho vodka. Bueno, más bien "mucha" vodka, puesto que en Polonia es femenino. Todo ello delicioso.

El tema estuvo en las empanadillas: las había de queso fresco y de col "fermentada".

"¿Y cómo haces la col fermentada?" - Se le ocurrió preguntar a una inocente criatura.

"Metes la col en una caja de madera, la dejas unos cuantos meses, y luego la recojes." - Respondió la chica polaca.

"Aaah..."

"Sí, no veas como huele eso..."

Vamos, que la col fermentada era, más que otra cosa... col podrida... Eso sí, deliciosa col podrida.

ESTOS CACHONDOS DE MOVISTAR...

ESTOS CACHONDOS DE MOVISTAR...

Madrugada de jueves a viernes. 2:23 de la mañana. Recibo dos sms casi seguidos. Inquieto, me levanto para consultarlos. Tras leerlos mi inquietud aumentó:

"(1/2)MS Info: tu 201.288230e-231xtra de Recarga en www.movistar.es, ha sufrido retraso y ya puedes disfrutarla. Las futuras recargas del 2023.36eran"

...aun absorto en mi perplejidad, leo el segundo mensaje...

"(2/2)OnLine.Disculpa las molestia"

Que cachondos son estos de movistar!

TENÍA QUE PASAR...

TENÍA QUE PASAR...

De un tiempo a esta parte he cambiado mis costumbres en el metro. Ahora ya no leo. Ahora espero a encontrar un sitio para sentarme y dormitar. Independientemente de la hora, ya pueden ser las siete de la mañana como las cuatro de la tarde o las doce del mediodia. Me siento, cierro los ojos y a medio dormir. Manteniéndome siempre alerta para que, cuando llegara mi estación, levantarme del sitio y volver al mundo de los vivos.

Y, claro, tenía que pasar. Hoy estaba especialmente cargado de sueño. Tanto que incluso he salido de casa habiendo olvidado lavarme los dientes y ponerme el cinturón. Y al llegar a mi parada, he abierto un poco los ojos... pero he sido incapaz de reaccionar a tiempo... pues nada, hasta la próxima parada. Suerte que la siguiente era ya el final de la línea. Me he vuelto a dormir. Llego a estar en la línea 10 y acabo en San Sebastian de los Reyes.

Así que me bajo del tren, empiezo a subir las escaleras para ir al otro andén, y a mitad de escaleras mecánicas me encuentro con que en el tren que acababa de dejar había gente sentada esperando. "Pardillos" - pensé - "No se han dado cuenta de que el recorrido termina aquí, je, je, je... mmmm... ??? ... mierda...". En efecto, queridos lectores, el tren había entrado en la estación por el andén contrario... de tal modo que yo estaba abandonando precisamente el anden al que quería dirigirme. Esas personas no eran pardillas, eran mis futuros compañeros de vagón. Resultado: he hecho la cosa más estupida jamás vista, nada más terminar la escalera mecánica de subida, media vuelta, y coger la de bajada. ¿Qué habrá pensado de mi la gente?

Ya de nuevo en el vagón, he optado por mantenerme de pie, para luchar contra el pertinaz sueño que me invadía. Ahora tengo una divertida anécdota que contar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

TRIVIAL PURSUIT

TRIVIAL PURSUIT

Sucedió de verdad...

- Pregunta de deportes, a ver: "¿Quién ostentaba el record de Pole Position en Formula 1 al finalizar el Siglo XX?"

- Jo... yo que se, ¿Schumacker?

- No, Ayrton Senna

- Ahh..

- Pues este se murió.

- ¿Ah sí?

- Sí, en mitad de una carrera, se la pegó a más de 200 por hora. Fue bastante impactante en su día. De hecho, a partir de ese accidente se hicieron muchas mejoras en seguridad en la fórmula 1, y así, muchos pilotos han salvado la vida en posteriores castañazos. Gracias a él.

- Ahh...

Queridos lectores, ¿sabeis cuando jugais al Trivial que se suele decir que no hay que dar datos extra de nada, no vaya a ser que haya una pregunta que responda a lo que acabas de decir? ¿Y sabeis también que eso nunca pasa?... Pues esta vez pasó. Cinco minutos después...

- Pregunta de deportes... ¡Anda! ¡Esta te la tienes que saber! "¿Quién perdió la vida tras estrellarse con su Williams a 214 Km/h en el circuito de Imola?"

- ¡Ay! ¿Cómo se llamaba? No me acuerdo, pero a raiz de su muerte se aumentaron mucho las medidas de seguridad... y tiene el record de pole position a finales del siglo XX... ¿Como era? ¿Albert Motta? No... aay... espera...

- ¡No has estado atenta a mis explicaciones!

Por suerte para este autor, a la postre vencedor de la partida, ella no recordó el nombre.Riendo

POST IT

POST IT

Volvía yo anoche a casa, cuando me di cuenta de que en un cartel de una marquesina alguien había pegado un post it. Mi primera idea fue ignorarlo, pero entonces me di cuenta de que si alguien se había molestado en escribir un mensaje y colocarlo en un lugar público tenía que ser porque el contenido merecía la pena. Así que volví sobre mis pasos y leí detenidamente lo que ponía en el post it.

El mensaje no podía ser más intrigante, ni más clarividente al mismo tiempo:

 

"SI VES A UN CHICO MORENO CON CARA DE TONTO, NO LO DUDES, ES EL KINIKI"

EL PERRO DE LOS 900 EUROS

EL PERRO DE LOS 900 EUROS

Antes de empezar, tres puntos, uno de ellos totalmente prescindible, y basado en una estadística empírica propia, y otros dos, dos realidades innegables de la sociedad, fundamentales para entender esta anécdota.

El primer punto dice que de cada dos viajes que se hacen en autobús entre Pamplona y Barcelona (o viceversa) en uno de ellos te encuentras con una persona. En mis últimos viajes antes del verano esta estadística parecía haberse desmoronado, pero en estos tres últimos viajes que he hecho me he encontrado con ocho personas, con lo que el dato vuelve a ser valido.

El segundo punto dice que en Barcelona existe gente como el neng, o al menos gente que habla como él.

En tercer lugar, está prohibido subir animales a bordo de los autobuses de Vibasa.

Pues bien, en mi último viaje a Pamplona, una pareja de "nengs", vamos, un "neng" y una "nenga", subieron con un perrito, camuflado para que el chofer no lo viera. El perrito era un cachorro de bulldog francés que valía 900 €, y que no dudó en mearse cuando no aguantó más.

Tras la obligatoria parada en Alfajarín, el perro volvió a subir con sus "nengs" dueños. Bueno, de hecho la dueña era ella. En esta ocasión el chofer, que por cierto tenía muy mala gaita, les vio, y les ordenó bajar el perro de ahí. Los dueños negociaron la amnistía del perrico, para que pudiera viajar arriba con ellos, que si viajaba en la bodega se moría, puesto que se trataba de una raza que tiene cierto problema respiratorio.

Los amargos quejidos de la chica no ablandaron el corazón de hielo del chofer, y el perro terminó viajando en la bodega. Yo me encontré con dos sentimientos contradictorios. Por un lado me daba mucha rabia que esa pareja hubiera subido un perro al autobús, cuando yo no los puedo subir, y tengo que pagar los gastos de viajar en coche a Pamplona, es decir, unas cuatro veces el billete de autobús. Pensaba que era un castigo perfecto para esos dos que su perro muriera axfisiado. Pero por otra parte, el perrico me daba pena. Era muy mono, y él no tenía la culpa de que su dueña fuera gilipollas. Incluso pensé en embarcarme en una cruzada contra la autoridad, desafiar a la muerte, y ponerme delante del autobús, impidiendo su salida, hasta que el perro fuera amnistiado, aun a riesgo de morir linchado por el resto de enfurecidos y cansados viajeros. Pero opté por no hacer nada, la solución más cómoda.

Entonces fue cuando la nenga se pasó el resto del viaje gritandole a su novio que ese perro era un bulldog francés y que le había costado 900 euros y que como se muriera la culpa era del chico y que se lo tendría que pagar. Y yo pensaba "será guarra la tia esta que sólo le importa el dinero que le ha costado el perro, que el perro en sí le da igual. Y si tanto te importaba el perro, ¿porqué no te has quedado con él en Alfajarín y nos has dejado a todos en paz?"

Al final el perro llegó sano y salvo a su destino, Tudela, meó y cagó en la estación de bus, sin que sus maravillosos dueños hicieran el más mínimo amago de recoger la caca, y todos tan contentos.

"YA HAN DEBIDO PASAR LOS CORREDORES...

"YA HAN DEBIDO PASAR LOS CORREDORES...

... ¿no"? - Me dijo un señor.

"No, hombre no, si salían a las 9:00".

"Y son las diez".

"¡Qué va! Son las nuev... mmmm... ¡Mierda!"

Y yo que, con mucho sacrificio, había madrugado aquella mañana de domingo, y había luchado para salir a la calle, porque me hacía muchísima ilusión ver pasar la marathon de Barcelona tan cerca de mi casa. Todo ese esfuerzo, en balde. Por culpa de un despiste. Al menos aproveché la mañana para pasear con mis bichos, desayunar y trabajar una miqueta, convencido de que el cambio horario no podía jugarme peores pasadas.

Me confundí. Sí que podía.

Resulta que el sistema de aplicaciones para las que hago mantenimiento en mi trabajo se toma muy mal lo del cambio horario. Hay un duendecillo, o un fantasma, que aprovecha ese momento de confusión para ponerlo todo del revés, duplicar y desordenar todo lo que se le antoje.

¿Y quién se come el marrón? ¡El gran mce79! ¡YUJUUUUUUU! (Grrrrr....)

MEDIANOCHE EN EL JARDÍN DEL BIEN Y DEL MAL

Salía yo del metro, apresurado, pues llegaba tarde al trabajo. En mi camino me crucé con una chica que, apurada también, corría con la esperanza de alcanzar el tren a tiempo. Ni ella ni yo nos percatamos. Fue una señora, más adelante, la que se dio cuenta de que algo se le había caído a la chica. Pero ella hizo caso omiso de los gritos y advertencias de la señora. Estaba obcecada con la idea de coger el metro cuanto antes y nada pudo detenerla en su empeño.

Entre la señora y yo, otra señora, que al igual que la primera, ignoraron los objetos que había dejado la joven. Yo, movido por la curiosidad, y convencido de que se trataría de algún billete caducado o, a lo sumo, un T-10 a medio usar, recogí los tickets.

Cuando vi lo que tenía en la mano, mi rostro tornóse blanco, y rapidamente volví al andén en busca de la desdichada. Nunca la encontré. Supongo que cumplió con su objetivo de coger el metro cuanto antes. Como Bilbo miraba el Anillo de Poder, volví a mirar mi tesoro: un T-Trimestre de 2 zonas, es decir, viajes ilímitados en TMB válido en dos zonas (Barcelona y las periferias más adyacentes) y valido también hasta mayo. En total la broma significan 170€.

Guarde mi nuevo billete de metro en el bolsillo y me encaminé al andén para coger mi segundo tren. Pero durante el recorrido, la voz de la Conciencia me impulsó a actuar, y me recomendó dejar el billete en el stand de información de la estación, por si la infeliz volvía en su busca.

Con esta intención me di la vuelta y tomé las escaleras mecánicas, cuando interpusose en mi camino la diosa Desconfianza, que con altas palabras dirigióseme así:

DESCONFIANZA: Oh, Miguelon, el del gran tripón, conocido por su bondad. Acaso no ves, cegado por tus remordimientos y tu buena conciencia, que lo más seguro que acontezca es que los encargados de información quedarense lo que les des o lo destruyan en su afán de lucrarse como se lucra el guerrero que abate a su enemigo y se hace con su esposa y sus bienes?

Estas palabras hicieron mella en mi ánimo, y dándome la vuelta de nuevo, retomé mi camino original, acompañado de Disparate, el que propone calamidades, hijo bastardo de Torpeza, la de ideas cortas, concebido por Absurdo, el que porta el sinsetindo, quien me propuso buscar a la joven por mi mismo, introduciendo su número de DNI en el oráculo Google, mas nada pudo decirme esto, puesto que siendo una idea proveniente de Disparate, a ningún sitio podía llevar salvo al sinsentido del que hace gala su padre Absurdo, el que porta el sinsentido.

Por tanto, convencido de que había hecho cuanto estaba en mi mano, yo, Miguelón, el del gran tripón, decidí tomar como mío aquel T-Trimestre, y usarlo en buena lid de aquí hasta mayo.

EL CD ROTO

EL CD ROTO

Ha sido un día de duro trabajo, pero antes de acostarme, me apetecía contar esta anécdota, uno de los días que más me rei mientras trabajaba en telefónica móviles.

Durante el verano, con el horario reducido, de dos a tres de la tarde era la hora tonta antes de irse a casa donde cualquier cosa era posible.

En una de esas tardes, mi compañero, llamemosle "F", estaba realizando una serie de procesos en su ordenador, a la vez que necesitaba grabar algo en un CD. Consiguió un CD vírgen y lo introdujo en su PC. Pocos segundos después, su cara tornose un poema. El CD había bloqueado primero, y reiniciado después, su ordenador, con lo que todo el trabajo anterior quedaba perdido. "Esto no volverá a pasar jamás", dijo F mientras rompía el CD en varios pedazos y lo tiraba a la basura.

En ese momento, llegó otro compañero, llamemosle "J", y cuando le contamos la historia, dijo: "F, lo que pasa es que tú eres muy torpe. Siempre te pasan las cosas a ti, que si el ordenador se cambia de fecha solo, que si se te bloquea... es tu torpeza, asúmelo..."

 "A ver, J, gilipollas, ¿en que he podido ser torpe? ¿a la hora de meter el cd en el ordenador? ¿al cerrar el cd?"

"Trae aca el CD, verás como a mi no me ocurre nada"

"No creo que puedas, puesto que lo he ROTO".

"Es igual, dame los pedazos, creo que aquí tengo algo de cinta..."

Se refería a cello, y, en efecto, cogió los trozos del CD roto, los pegó con la cinta, y cuando hubo terminado, todo satisfecho, lo metió en su ordenador.

No se si sabeis que es lo que pasa si cogeis un CD, le poneis una pegatina en un lado que desimetrice su peso, y lo meteis en el ordenador. ¿Quereis probarlo? Se supone que salta todo por los aires. Así que cuando vi lo que pasaba, no dude en esconderme debajo de la mesa, convencido de que aquello iba a petar.

Pero no, increiblemente, el ordenador, aunque no fue capaz de leer el contenido del CD, sí que fue capaz de leer que se trataba de un CD!!!

Y cual es la moraleja de esta anécdota? No tiene!

¿ES UNA BROMA?

Acabo de recibir un mail de una empresa de Pamplona a la que mande el CV hace... ¡¡Año y medio!! Me responden diciéndome que no les intereso. Os pongo el mail en sí:

"
Feliz Navidad y un buen año 2006
Zorionak eta urte berri on
Bon nadal I feliç any nou
Bon nadal e ano novo

 

Buenos Días.

Gracias por habernos enviado tus datos y tu curriculum. Hasta este momento no hemos necesitado tus servicios pero guardamos esta información que utilizaremos cuando lo consideremos de interés.

Ojalá hayas encontrado ya un trabajo fenomenal, en el que puedas desarrollar todas tus capacidades y nos rechaces, caso de llamarte más adelante.

Aprovecho para desearte que estés pasando unos días felices y entrañables durante estos días de navidad y espero y deseo que el 2006 que tenemos encima sea mejor que el que dejamos atrás.

Recibe un saludo.

"

No tiene desperdicio el segundo párrafo. ¡¡Que no duden que les rechazaré!!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL INFIERNO HELADO

EL INFIERNO HELADO

Menuda diferencia de temperatura entre Barcelona y Pamplona. Menudo frio que hace en la capital navarra. Todo está congelado. Los arboles, los coches, las calles... incluso hubo un dia que se veian pequeñas partículas de hielo flotando por el aire. Lo más parecido que he visto nunca al Infierno Helado.

Encontré una vez el Infierno Helado en lo alto de las pistas de esquí de Arette. Había ido a esquiar con unos amigos y con el Hijo del Viento. El día era desapacible, pero aun así nos lanzamos a la aventura. Todo iba muy bien, pero conforme avanzaba el día el cielo se iba volviendo más negro, las montañas desaparecían entre las nubes y la ventisca era más fuerte.

Subiendo en el telearrastre hacía la pista más alta, desde la que hay una bajada muy fácil y larga que pasa por toda la estación, la ventisca se convirtió en tormenta de nieve. Tenía la cara congelada, las gafas totalmente empañadas, y todas mis esperanzas de sobrevivir puestas en la barra que me llevaba a la cima, desde la que encontraría el camino a la salvación. Pero mis peores presagios se cumplieron cuando vi que delante mia uno de mis compañeros se rendía, y caía al suelo. Aunque mi primera intención fue abandonar al caído, volví sobre mis pasos, y los cuatro abandonamos el telearrastre, llegando a una pista de dificultad extrema, para la que un principiante como yo no estaba preparado, y mucho menos en medio de ese Infierno Helado. Paso lo que tenía que pasar. Uno de mis esquís se soltó y se deslizó ladera abajo.

No se como, conseguí llegar hasta el final de la pista, con la cara llena de nieve y hielo, y con más frio del que jamás había pasado en mi vida. Suerte que luego me tome unos buenos huevos fritos con patatas.

LA MALDICIÓN DE LA TORRE ABGAR

LA MALDICIÓN DE LA TORRE ABGAR

Plagiando un poco a mi hermano y a su Maldición de Lomonaco os voy a contar mi aventura matutina con la dichosa compañía de aguas.

 Al alquilar la casa me indicaron que debía llamar a las compañías de agua y de luz para cambiar la cuenta de domiciliación bancaria, y así no tener que volver a dar de alta los suministros, con su consiguiente gasto masivo de euros. No tuve problemas con los de la luz, pero los del agua me dijeron que había una factura pendiente, y que si cambiaba el número de cuenta esta nueva factura sería cobrada con el nuevo número.

Mi pensamiento lógico y racional fue que yo no tenía porque pagar el agua del anterior inquilino, así que la amable telefonista me emplazó a volver a llamarles un mes después.

Así pasó el mes, y llegó a casa la factura del agua desde el 14 de julio al 13 de octubre. Es decir, de esa agua yo había consumido el 25%, como mucho. Evidentemente, la factura se cargaba en la anterior cuenta, y no en la mía.

Hasta aquí todo bien. Hoy llamo para cambiar la cuenta domiciliaria y ¿con que me encuentro? "Huy, hay una factura pendiente que ha sido devuelta." "No fastidie". "Sí, si, del 14 de julio al 13 de octubre. Y si no se paga en breve se cortará el servicio."

Llamo a la inmobiliaria para comentarles el tema. Les explico lo que pasa y me responden, con un poco de malas maneras, que si quiero mantener el suministro tengo que pagar la factura anterior. Intento hacerles entrar en razón, y que entiendan que no me parece de sentido común que yo tenga que asumir el gasto de unas aguas que no he utilizado, y su respuesta es que si no quiero asumir ese gasto lo que ocurrirá es que cortarán el servicio y yo tendré que darlo de alta de nuevo, gastandome mis tan preciados, y que tanto me cuesta ganar, euros. Vale, la conversación ha terminado, adiós y gracias.

Llamo de nuevo a la compañía de aguas. "¿Esta de acuerdo con asumir el pago de la factura pendiente?" "Sí estoy de acuerdo" "Dígame su número de cuenta" "2054 0215 etc etc" "2054? que entidad es esta?" "Caja Navarra" "Ah, vale... esta oficina no está en nuestra base de datos. ¿sería tan amable de facilitarme la direccion y código postal de la oficina 215 de Caja Navarra?" "No habla en serio" "Señor, le estoy intentando explicar que nuestra oficina no está en la base de datos y que bla bla bla" "(Que sí, que ya te he entendido, so guarra) pues aquí en mi cuenta solo pone IÑIGO ARISTA" "Con eso no me vale señor" "Volveré a llamar"

Busco Caja Navarra en Internet. Hay un feliz apartado de "Oficinas". Voy buscando... Navarra... Pamplona... Iñigo Arista... ¿Iñigo Arista? ¿0215? ¡¡No sale!!

Llamo a Caja Navarra y buscan la oficina 0215. "Anda! Si no sale" (snif, no jueguen conmigo, que me gusta ducharme a diario) "Ah, ya veo, es que esa oficina se integró en la de Fuente del Hierro, espere que le doy los datos".

Así, consigo los datos de la oficina, y llamo a los del agua. "¿Está de acuerdo con asumir el pago...?" "Sí, sí, estoy de acuerdo" bla, bla, bla... les doy la dirección de la oficina 0215... y ya está, conseguido. "Pues ya está, muchas gracias señor".

A ver si es verdad y no me quedo sin agua...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres